El Capitalismo de Mercado Libre. R.I.P.

 

por

 

Ed O’Rourke

 

El capitalismo de mercado libre está muerto. Como en el caso de la muerte de un ser humano, puede pasar mucho tiempo antes que la muerte sea psicológicamente aceptada. Aficionados capitalismo del mercado libre y   la globalización han elogiado su modelo por muchas décadas argumentando que las restricciones gubernamentales son inhibiciones innecesarias. Para ser justo, reconozco que capitalismo generó mucha prosperidad. Sin embargo, esta prosperidad fué  débilmente repartida entre los pobres y los gastos  débilmente repartidos entre los ricos.

 

El presidente Franklin Roosevelt salvó capitalismo con su programa Trato Nuevo (New Deal) que reguló los bancos.  Pero el presidente Ronald Reagan empezó la ola de desregulaciones que resultó en la crisis actual que autores como William Gleider y Chambers Johnson habían pronosticado desde hacía muchos años.

 

La regulación por si misma aunque elogiada, siempre fue una fantasía. Capitalismo es inherente a inestabilidad con depresiones periódicas. Cuando el presidente Bush fue gobernador de Texas, y permitió a la industria petroquímica regularse a sí misma, como resultado, Houston Texas reemplazó a Los Ángeles en su distinción dudosa de tener el aire mas contaminado en el país.

 

Las corporaciones grandes son entidades amorales que trabajan por el interés público solamente cuando alguien (una entidad gubernamental) las obligaa cumplir con protecciones de salud, seguridad y ambiente.

 

En efecto, las corporaciones luchan duro contra todos mejoramientos de salud, seguridad y ambiente cuando existe una posibilidad ligera que las ganancias disminuirían. En 1962, Rachel Carson publicó “Silent Spring” (la Primavera Silenciosa), una obra que contribuyo a la puesta en marcha de la moderna conciencia ambiental de la industria. Ella ha escrito acerca de los devastadores efectos que los pesticidas, sobre todo DDT, tenían sobre la vida terrestre. La industria química empezó una compaña de relaciones públicas, casi llamaron Rachel Carson una loca.  Otro ejemplo es la lucha dura de los fabricantes de carros contra los cinturones en los carros y otras medidas de seguridad. Hasta este día, las corporaciones hablan de dientes para afuera contra el cambio de clima.

Para pagar el paquete de rescate que premia a la gente rica y codiciosa que causó el desastre actual y empobrece a las victimas, el gobierno nacional debe cortar el presupuesto en algunos lugares. Por esa razón los conservadores hablan hasta que las vacas regresen a la finca sobre reduciendo el tamaño del presupuesto, yo recomiendo tres lugares para empezar 1) nuestros gastos militares, 2) nuestras pensiones, y, 3) nuestra política de las drogas.

 

1)      Nuestro presupuesto militar es igual al del resto del mundo. ¿por qué necesitamos 737 bases militares en el extranjero? ¿Podemos mantener nuestra seguridad con menos portaviones? Salgamos de Iraq y Afganistán. Usaremos inteligencia policiaca (sin tortura) y programas antipobreza para combatir a los terroristas.

2)      Los Estados Unidos tienen 23% de los prisioneros en el mundo. Hay métodos más baratos fuera de prisiones para castigar a muchos reos. Tenemos programas menos costosos.

3)      Nuestra guerra contra las drogas es un fracaso. La calidad de drogas ilegales ha aumentado mientras los precios bajan. No puedo distinguir entre la guerra contra las drogas y la prohibición contra el alcohol entre 1919-1933. Es más barato regular las drogas corrientes ilegales, que regular el alcohol. Esto reduciría el número de prisioneros.

 

Como una manera a recaudar ingresos  y para el mejoramiento ambiental, se debe imponer un impuesto del 100% sobre los ingresos por encima de $10 millones por año.

 

El cinematográfico, Michael Moore, tiene recomendaciones específicas para la crisis financiera, su propio paquete de rescate:

 

1)    Nombrar un fiscal especial para procesar en cortes criminales a cualquier persona de Wall Street quien a sabiendas haya contribuido a este fracaso.

2)    Los ricos deben pagar por su proprio rescate.

3)    Rescatar a la gente que esté perdiendo sus casas, no a la gente que esté construyendo su octava casa.

4)    Si su banco o empresa recibe dinero del gobierno en rescate, entonces usted es el dueño del banco o la empresa.

5)    Todas las regulaciones deben ser restablecidas. La revolución Reagan esta muerta.

6)    Si una entidad es demasiado grande para fracasar, entonces, es demasiado grande para existir.

7)    Ningún ejecutivo debe ser pagado más de 40 veces su empleado promedio. Ningún ejecutivo debe recibir forma alguna de paracaídas fuera del generoso sueldo que él o ella ganó trabajando para la empresa.

8)    Fortalecer el Federal Deposit Insurance Corporation (corporación que garantiza los depósitos en los bancos hasta $100,000) no solamente   ahorros sino también para pensiones y los hogares de todos los ciudadanos.

9)    Todos necesitan tranquilizarse a no permitir que el temor domine la vida.

10) Crear un banco nacional para el pueblo con bajo interés para aquellos que quieran comprar una casa, empezar un negocio pequeño, o  estudiar.

 

Tengo la esperanza de que el próximo presidente adoptará el plan de rescate de Michael Moore. Cuando esto ocurra, no sentiré tristeza por nuestros ricos, especialmente por aquellos que irán a la prisión. Soy bastante viejo para recordar una canción cantada por la fallecida Julie London:

 

Puedes llorarme un rio,

He llorado un rio por ti.

 

Ed O´Rourke era contador público certificado de Houston, Texas EUA. Ahora él vive en Medellín.